Soy vulnerable … ¿y qué?

por Uvencio Blanco Hernández
20/08/2021 – En una oportunidad, en el marco de una conferencia sobre “Ajedrez y psicología cognitiva”, afirmamos que la cercanía de este deporte a ciertas aplicaciones de la inteligencia artificial nos hacia el trabajo de la instrucción y el entrenamiento, más sencillo y productivo. Con los actuales programas informáticos, con base de datos con millones de partidas, clasificadas por tipos de aperturas, problemas de medio juego y final, entre muchos otros aspectos, el ajedrecista moderno cuenta con un aliado útil, económico e irreemplazable. Artículo por Dr. Uvencio Blanco. | Foto: Nadja Wittmann (ChessBase) - T

ChessBase 16 - Mega package Edition 2021 ChessBase 16 - Mega package Edition 2021

Ideas nuevas, análisis precisos, y entrenamiento a medida. ChessBase es la base de datos de ajedrez particular de referencia en todo el mundo. Aprenda, disfrute y mejore su juego. Cualquier ajedrecista con ambiciones, desde el Campeón del Mundo hasta los jugadores de club o los amigos ajedrecistas aficionados, trabajan con esta herramienta.

Más...

  • Aquí está una de las grandes diferencias, entre un humano y un sistema inteligente no biológico: los humanos nos agotamos, deprimimos, frustramos y estresamos ante situaciones propias del día a día; asuntos académicos, laborales o cotidianos.
  • El ajedrez es el juego intelectual más desafiante del mundo; como deporte, se vuelve cada vez más riguroso y exigente en la medida que aumenta la calidad del juego de los maestros del tablero. 
  • Atletas extra clase como Simone Biles, decidieron decirle al mundo que presentaban problemas asociados con su salud mental como los son: la ansiedad, el estrés, pérdida de confianza en sí mismos, etc. por lo que no seguirían en competición.

Ansiedad, depresión y estrés en la élite

Estos programas, que además presentan precios muy razonables, juegan una y mil veces, independientemente de la hora, lugar y tu fuerza de juego. Además, nunca se cansan; no protestan, no sufren de agotamiento, depresión, frustración o estrés. Desconocen esos sentimientos o emociones porque son máquinas.

Y aquí está una de las grandes diferencias, entre un humano y un sistema inteligente no biológico: los humanos nos agotamos, deprimimos, frustramos y estresamos ante situaciones propias del día a día; asuntos académicos, laborales o cotidianos.

Y en el caso de los atletas de alto rendimiento, sean ajedrecistas, gimnastas, tenistas, corredores de medio fondo o nadadores de piscina corta, también ocurre lo mismo; inclusive con mayor intensidad y frecuencia.

Fat Fritz 2

Fat Fritz 2.0 incluye la versión más reciente de la interfaz de usuario más avanzada en el mundo con funciones de entrenamiento, análisis automáticos y una base de datos con 1 millón de partidas. Asimismo, está incluida la membresía para la Cuenta ChessBase Premium durante seis meses.

Más...

Tal es el caso de algunos deportistas de alta categoría como el nadador Michael Phelps, el atleta olímpico más laureado de la historia, tenistas como Roger Federer, Andy Murray y Naomi Osaka, la gimnasta Simone Biles, inclusive, el vencedor del Garry Kasparov, el gran maestro ruso Vladimir Kramnik.

Respecto a este último, uno de los más grandes y consistentes campeones mundiales del ajedrez, conocemos cómo, en varias ocasiones- ha podido sobreponerse a algunas de las dificultades más exigentes en la vida de un ajedrecista. De hecho, la fotografía que acompaña este artículo, muestra a un Kramnik desplomado sobre el tablero, luego de perder una importante partida ante el estadounidense Fabiano Caruana; mientras disputaban la cuarta ronda del Torneo de Candidatos celebrado en Berlín, el 14 de marzo de 2018.

Este tipo de imagen no es común en el mundo del ajedrez; inclusive después de haber cometido un error como el ocurrido en esta histórica partida.

Pero ocurre que el ajedrez es el juego intelectual más desafiante del mundo; como deporte, se vuelve cada vez más riguroso y exigente en la medida que aumenta la calidad del juego de los maestros del tablero. Vale señalar que tradicionalmente el ajedrez de alto rendimiento ha sido considerado un juego duro, severo y en ocasiones brutal; una actividad que exige una fortaleza mental fuera de lo común, voluntad orientada al triunfo, resistencia y deseos de superación a toda prueba.

Sobre este aspecto, muchos escritores y maestros de esta disciplina se han pronunciado ampliamente. Por ejemplo, el 11mo campeón del mundo Robert “Bobby” Fischer, se expresó en reiteradas oportunidades sobre este tema; llegando a afirmar que:

El ajedrez es una guerra sobre un tablero. El objetivo es aplastar la mente del adversario.
Se debe tener confianza en uno mismo y esa confianza debe estar basada en la realidad.
Tienes que tener espíritu de lucha, forzar los movimientos y aprovechar las oportunidades.
Existen los jugadores duros y los buenos muchachos, yo soy un jugador duro.

Ahora bien, independientemente de estas conceptualizaciones, no debemos olvidar que los ajedrecistas son humanos y no maquinas dotadas de programas especiales. Por lo tanto, susceptibles de cometer errores, deprimirse y estresarse por las exigencias de su profesión. Pero también pueden mostrarse irritables, exigentes, ansiosos y desconcertados; igualmente, pueden cambiar de opinión respecto a la percepción que tengan sobre su estado psicológico y emocional.

Por supuesto, esto también ocurre con deportistas profesionales o no, de otras disciplinas quienes, en determinadas circunstancias, se sienten sometidos a grandes presiones de parte de sus comités olímpicos y federaciones nacionales, entrenadores, familiares, patrocinantes, medios y público en general.

Biles, Osaka y Hassam en Tokio

Y aquí llegamos a un caso suscitado en los recién finalizados JJ.OO. de Tokio, en los que atletas extra clase como Simone Biles, decidieron decirle al mundo que presentaban problemas asociados con su salud mental como los son: la ansiedad, el estrés, pérdida de confianza en sí mismos, etc. por lo que no seguirían en competición.

En una palabra, atletas Top que se mostraban vulnerables; situación nada novedosa, por cierto, pero que generó polémica en las redes y la gran prensa internacional; además de preocupación entre los psicólogos deportivos, técnicos y dirigencia de las delegaciones involucradas.

En ese sentido, quisiera referir un interesante artículo titulado “Simone Biles: los atletas Cornflakes” escrito por el periodista Pablo Socorro, del cual extraigo un fragmento:

“Pero la historia que más me impactó la escribí en Londres-2012. Un canto a la superación y la voluntad fue el del gimnasta irlandés Kieran Behan, quien nunca renunció a su sueño de ser atleta olímpico, pese a sobrevivir a un cáncer de muslo a los 10 años, luego a una caída de la barra fija que le provocó traumatismo craneoencefálico severo y daños en el oído interno. Las secuelas esta vez fueron de lo más complicado ya que apenas conseguía mantener el equilibrio y sufría continuos desmayos. Y cuando se recuperó, sufrió fractura de un tobillo. Una serie de lesiones consecutivas frenaron su carrera, al extremo que llegó a plantearse abandonar para siempre, pero su voluntad pudo más. Por fin, en 2011, el destino premió sus sacrificios cuando ganó tres medallas en el ejercicio de suelo en los World Challenge Cup, evento al que asistió al costearse sus propios gastos, ya el Consejo de Deporte de Irlanda se negó a financiarlo. Después de casi una década, el tozudo irlandés consiguió su clasificación para Londres 2012 convirtiéndose en el segundo gimnasta de su nacionalidad en llegar a una cita olímpica. Su peculiar historia llegó a la prensa y recibió innumerables muestras de apoyo de sus coterráneos. Enseguida apareció un esponsor que financió su carrera, lo que le permitió ganar tres oros en los campeonatos europeos de 2014 y 2015. Cuando apuntaba a sus segundos Juegos Olímpicos en Rio de Janeiro 2016, otra lesión le sacó del juego. Con 27 años, y habiendo demostrado al mundo que los obstáculos en la vida son una oportunidad para saltar al escalón más alto, Kieran lo tomó con tranquilidad y optó por el retiro. Hoy es considerado un héroe en su país. ¡Cuánta diferencia con la actitud de Biles, Osaka y otros deportistas que por menos que eso renuncian! Son los llamados “atletas cornflakes”. Aquellos que rinden bandera antes siquiera empezar la pelea. Millonarios y mediáticos, viven más pendientes de su imagen en las redes sociales que de su carrera deportiva. Cuando le pregunté a Kieran Behan si alguna vez pensó en renunciar y abandonarlo todo, me respondió convencido: “Pensar que hace años y años me dijeron 'nunca más podrás caminar y mucho menos hacer gimnasia' para descubrir que estoy en unos Juegos Olímpicos es algo de lo que están hechos los sueños. Y cuando tienes un sueño, luchas por él hasta el final. Y esto es válido para todo en la vida”.

Socorro, P. FB. 29.07.2021.

Master Class Vol.11: Vladimir Kramnik

This DVD allows you to learn from the example of one of the best players in the history of chess and from the explanations of the authors (Pelletier, Marin, Müller and Reeh) how to successfully organise your games strategically, consequently how to keep y

Más...

Evidentemente este caso del gimnasta irlandés Kieran Behan, es excepcional, digno de admiración y ser tomado como ejemplo. Behan demostró, no una sino varias veces, estar íntimamente identificado con el espíritu deportivo y con uno de los valores del olimpismo: la excelencia. Para él, este valor implica dar lo mejor de sí mismo, tanto en el terreno de juego como en el campo profesional y la vida diaria. Implica progresar en los objetivos personales, esforzarse por dar lo mejor en la vida diaria y beneficiarse de la saludable combinación de un cuerpo, una mente y una voluntad fuertes.

La resiliencia como constante; antes, durante y después de Tokio

Un enfoque diferente es el presentado por el periodista Kurt Streeter, quien en su artículo “Más allá de las medallas y los récords: la resiliencia es el gran legado de los Juegos de Tokio” reivindica la actitud de Biles y otros atletas. En un fragmento del mismo dice:

“No solo me refiero al número de medallas y récords mundiales. Estoy hablando de algo más profundo: de la resiliencia, la fuerza tenaz e incluso la bondad bajo presión. Todas esas cualidades son formas de la gracia atlética. Durante la última semana y media, los ejemplos no dejaron de multiplicarse en Tokio. La valentía de Simone Biles, quien audazmente regresó a la competencia y ganó una medalla de bronce en la viga de equilibrio días después de haberse retirado de la competencia de gimnasia por equipos para cuidar su salud mental, emocional y física. El aplomo de Sifan Hassan de los Países Bajos, que se tropezó y desplomó en la pista durante su eliminatoria de los 1500 metros femeninos, y luego se levantó y dio una zancada desde muy atrás para alcanzar a las demás corredoras; finalmente, las superó a todas para terminar en primer lugar. La gallardía de los atletas que se han unido en Tokio, motivados a hacerlo porque durante la pandemia aprendieron a apoyarse entre todos como nunca lo habían hecho”. …

The New York Times, 07.08.2021.

Efectivamente, ocurre que Biles, Osaka, Hassan, Phelps y otros grandes han llegado a la cúspide de sus carreras debido a sus talentos naturales, habilidades específicas, trabajo, constancia, miles de horas de entrenamiento, sacrificios, dedicación exclusiva y un gran amor una disciplina particular.

Son atletas muy fuertes, con una mente poderosa, acostumbrados a los riesgos y a los retos; a las lesiones y las malas tardes. Sin embargo, para llegar a unos juegos como los de Tokio, han debido sortear todo tipo de obstáculos; incluyendo una pandemia que está dividiendo la historia de nuestra civilización en dos grandes fracciones, y que además, retrasó un año los JJ.OO. Tokio 2020; generando desasosiego e incertidumbre hasta una semana antes, cuando aún persistían dudas respecto a su celebración.

De hecho, el propio Comité Organizador de los juegos, había enviado al mundo un claro mensaje donde la idea de la resiliencia del pueblo japonés era remarcada:

“El poder del deporte elevará el espíritu de los residentes de esas zonas afectadas y les proporcionará esperanza e inspiración. Transmitiremos el espíritu y la determinación de los residentes locales que han superado muchos tipos de adversidad y continúan trabajando infatigablemente en pos de la reconstrucción de las áreas. Del mismo modo, transmitiremos nuestra gratitud a la gente de todo el mundo por su apoyo y estímulo”.

Dopaje deportivo, la guerra infinita - JJ.OO. Japón 2020

Somos vulnerables y lo asumimos

Pues bien, esa élite del deporte mundial que asistió y compitió en Tokio, ya había percibido y asimilado buena parte de esa actitud resiliente del pueblo japonés; porque sobre la marcha, debió resolver problemas con la planificación del entrenamiento, con la ausencia de salas, gimnasios y canchas para la práctica, la limitación de competencias de fogueo, las fuertes restricciones con el transporte, el retiro de patrocinios, apoyos económicos, becas, etc. Eso hay que tomarlo en cuenta.

Son atletas de gran impacto mediático, luminarias de sus especialidades, que en un momento determinado se muestran frágiles pero conocedores de sus fortalezas y limitaciones; preocupados por su salud física y mental, más allá de la expectativa de una clasificación o un podio.

Héroes que por sus logros tienen el derecho a expresarse en estos términos y decirle al mundo que también pueden ser víctimas bajo determinadas circunstancias como la presión desmedida que en ocasiones ejercen los patrocinantes, medios y el propio público; que parecieran olvidar que estamos tratando con humanos y no con máquinas.

Se trata de seres resilientes y con derechos inalienables que nos dicen “Soy vulnerable … “. Y aunque parezca paradójico, lo ocurrido, les ha hecho más fuertes… y más humanos.

Master Class Vol.11: Vladimir Kramnik

This DVD allows you to learn from the example of one of the best players in the history of chess and from the explanations of the authors (Pelletier, Marin, Müller and Reeh) how to successfully organise your games strategically, consequently how to keep y

Más...

Fuentes y enlaces

  • Todos los artículos por Dr. Uvencio Blanco en la web de ChessBase
  • Blanco, U. (2020). Dopaje deportivo, la guerra infinita - JJ.OO. Japón 2020.
  • Socorro, P. “Simone Biles: los atletas Cornflakes” FB. 29.07.2021.
  • Streeter, K. “Más allá de las medallas y los récords: la resiliencia
  • es el gran legado de los Juegos de Tokio”. The New York Times, 07.08.2021

Uvencio Blanco Hernández, Venezuela. Comisión Mundial de Ajedrez para las Escuelas FIDE Entrenador y organizador.
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors