¿Los pandemials, más cerca del ajedrez que otras generaciones?

por Uvencio Blanco Hernández
16/04/2021 – En febrero pasado, tuvimos la oportunidad de participan en el I Congreso Internacional de Ajedrez Preescolar Online, con la conferencia “Justificación del Preajedrez en Educación Inicial”. Iniciamos nuestra exposición, aclarando que al hablar de “Preajedrez” debíamos tener presente que no se trataba de la enseñanza básica del ajedrez propiamente dicho; sino de la utilización de algunos de sus elementos, como por ejemplo el tablero y las figuras de ajedrez, para trabajar aspectos importantes del currículo del Preescolar o Educación Inicial. | Foto: ChessBase, torneo particular de los compañeros estilo anti covid-19. (¡Toma! ¡Tres damas para Arne Bracker!)

Opening Encyclopaedia 2021 Opening Encyclopaedia 2021

The comprehensive theoretical reference work for beginners and pros alike

Más...

  • Según la UNESCO, “Cada objetivo de la Agenda 2030 necesita de la educación para dotar a todas las personas de los conocimientos, las competencias y los valores necesarios que le permitirán vivir con dignidad, construir sus propias vidas y contribuir a las sociedades en que viven”
  • Pandemials es una etiqueta creada para identificar a los niños y niñas que se hallan entre los 0 y 5 años de edad; cursantes de Educación Inicial o Preescolar y que se encuentran atrapados en la actual crisis sanitaria global causada por la Covid-19.
  • Los pandemials ¿tendrán mayores dificultades en el desarrollo de sus habilidades mentales, emocionales y motoras y, por consiguiente, en su capacidad de aprendizaje?
  • En este sentido, el ajedrez tiene mucho que decir y aportar debido a que se adapta satisfactoriamente,  través de la digiculturalidad,  a los nuevos escenarios inducidos por la propia pandemia.

Preajedrez, innovación educativa en pandemia

Indicamos, que esta acción trata de una de las formas de innovación educativa; estimulada desde la propia Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). En tal sentido, señalamos que la UNESCO, establece que “La educación es un derecho humano y una fuerza del desarrollo sostenible y de la paz”.

Debemos resaltar que esta noción está íntimamente relacionada con la de una Educación para el Desarrollo Sostenible. Y esto es pertinente considerarlo porque, precisamente, la Conferencia Mundial sobre la Educación para el Desarrollo Sostenible celebrada en Japón en 2015, produjo una declaración en la que UNESCO exigió acciones urgentes para generalizar una Educación para el Desarrollo Sostenible, e incluirla en el programa de desarrollo para después de 2015.

Esta Declaración pide a todas las naciones que pongan en marcha el Programa de Acción Mundial para el Desarrollo Sostenible. Para contribuir con esta propuesta:

Cada objetivo de la Agenda 2030 necesita de la educación para dotar a todas las personas de los conocimientos, las competencias y los valores necesarios que le permitirán vivir con dignidad, construir sus propias vidas y contribuir a las sociedades en que viven.

Los pandemials, una generación que nace marcada por la crisis sanitaria

Ahora bien, en el marco de la actual crisis mundial por la pandemia de la Covid-19 y con una generación tan afectada, nos preguntamos ¿cómo podremos llevar adelante los nuevos procesos de innovación educativa, tal y como es el caso del “Preajedrez en Educación Inicial”?

Aunque esta crisis nos ha perjudicado a todos, al hablar de una “generación afectada”, queremos particularizar sobre aquella recientemente catalogada como “pandemials” y, en algunos casos “cuarentenials”.

'Pandemials' es una etiqueta creada por medios de comunicación y otros grupos, para identificar a los niños y niñas que se hallan entre los 0 y 5 años de edad; precisamente cursantes de Educación Inicial o Preescolar y que se encuentran atrapados en el actual contexto de la crisis sanitaria global causada por la covid-19.

Es evidente que este grupo etario, al igual que otros, están forzosamente marcados por una serie impredecible de sucesos que actualmente han estado sacudiendo a nuestra sociedad como consecuencia de la aparición y avance de la precitada pandemia.

En particular, debemos tomar en cuenta cómo afecta a estos pandemials el aislamiento social, las restricciones en su movilidad, la falta de ejercicio y juegos al aire libre, entre otras variables.

Aunque sigue siendo muy temprano para caracterizar a los pandemials, cada generación presenta un perfil que le es propio como consecuencia de un conjunto de eventos diferentes a las demás.

Por ejemplo, en los últimos 75 años, nuestra sociedad ha visto la aparición de al menos, cinco generaciones; a saber:

  • Baby Boomers (1945); contemporáneos con la segunda guerra mundial, la guerra fría, la lucha por los derechos civiles y el movimiento hippie.
  • Generación X (1965), enfrentamiento con dictaduras de izquierda y de derecha, la llegada del hombre a la luna y el desarrollo de tecnologías de gran impacto social.
  •  Millennials (1985), la caída del muro de Berlin, el desarrollo del internet y grandes descubrimientos científicos.
  • Centennials (1995), la globalización, la discusión sobre el cambio climático, la seguridad contra el terrorismo internacional y los softwares libres.
  • Pandemials (2016 -2021), pandemia de difícil control, estragos n la economía, altos niveles de desempleo, distanciamiento social, transformación de la educación, etc.

En el caso de los centenial, generación digital o “nativos digitales”, queremos destacar que este constructo, fue introducido a principios de este siglo en un artículo de revista "On the Horizon" por el profesor y divulgador neoyorkino, Marc Prensky. Básicamente este autor se refiere a aquellos nacidos a partir de la década de los noventa y que mantienen una relación de dependencia -muy poderosa- con las nuevas tecnologías de la información y redes sociales, que son empleadas con el objeto de informarse, divertirse, comprar/vender, establecer nuevas relaciones virtuales, trabajar e, inclusive, estudiar.

Y, precisamente en el caso del ajedrez, los nativos digitales constituyen actualmente la elite ajedrecista mundial encabezada por los grandes maestros Magnus Carlsen, Fabiano Caruana, Ding Liren, Ian Nepomniachtchi, Maxime Vachier-Lagrave, Weslwy So, Anish Giri, Richard Rapport y Sergey Karjakin, entre otros.

Muchas interrogantes y pocas respuestas

Ahora bien, debido a las actuales circunstancias socio-sanitarias, los pandemials:

  • ¿Tendrán mayores dificultades en el desarrollo de sus habilidades mentales, emocionales y motoras y, por consiguiente, en su capacidad de aprendizaje?
  • ¿Sus coeficientes intelectuales serán iguales o estarán por debajo del promedio de la generación que les antecede?
  • ¿Estos niños, accederán a mejores oportunidades de crecimiento, en cuanto a juego y deporte, similares a sus antecesores?
  • ¿Estarán más cerca del ajedrez al ser este más accesible por vía digital, que otros juegos y deportes?

Estas son interrogantes difíciles de ser contestadas con propiedad; sobre todo, teniendo en cuenta las palabras pronunciadas por el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, quien en agosto pasado afirmó que: “Nos enfrentamos a una catástrofe generacional que podría desperdiciar un potencial humano incalculable, minar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades arraigadas”.

Luego, en relación con el impacto causado por el confinamiento, agregó: “El cierre de escuelas debido a la pandemia de COVID-19, ha afectado a cerca de 1.600 millones de estudiantes de todas las edades y en todos los países, con repercusiones inmediatas y de largo plazo en ámbitos como la nutrición y el matrimonio infantil, así como la igualdad de género”.

Y en cuanto a la brecha educativa indico que: “La emergencia sanitaria ha exacerbado las disparidades que ya existían en la educación y el cierre prolongado de las escuelas podría revertir los avances de los últimos lustros, sobre todo en cuanto a la educación de niñas y mujeres adolescentes y jóvenes”.

Más adelante, Guterres hizo una serie de cuatro recomendaciones esenciales:

  • Primero, que en cuanto los gobiernos hayan controlado la transmisión local de COVID-19 se centren en reabrir las escuelas de manera segura, consultando y tomando en cuenta a todos los actores implicados, incluidos los padres de familia y los trabajadores del sector de la salud.
  • Segundo, que se dé prioridad a la educación en las decisiones presupuestales. Ya antes de la pandemia los países de renta baja y media tenían un déficit de 1,5 billones de dólares anuales en el rubro educativo. Ese déficit habría aumentado hasta en un 30%, por lo que las partidas para la educación deben incrementarse y “es fundamental que la educación esté en el centro de los esfuerzos internacionales de solidaridad, desde la gestión de la deuda y las medidas de estímulo a los llamamientos humanitarios mundiales y la asistencia oficial para el desarrollo”.
  • Tercero, que las iniciativas de educación lleguen a quienes corren mayor riesgo de quedarse atrás, como las personas en situaciones de emergencia o crisis, los grupos minoritarios, los desplazados y las personas con discapacidades.
  • Cuarto, que se dé un salto hacia sistemas progresistas que impartan educación de calidad para todos como una vía para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Esto requiere inversiones en la alfabetización y la infraestructura digitales, además del reforzamiento de los vínculos entre los sectores formal e informal de la educación.

Ante tanta incertidumbre, ¿qué podemos hacer los ajedrecistas?

Si bien es cierto que habría que tomar en cuenta el impacto de dicha pandemia en el corto o mediano plazo; algo que no estamos aún en capacidad de determinar, también es cierto que, en el marco de esta crisis, la educación en general –en sus distintas modalidades- y el ajedrez en particular, han tenido una amplia exposición mediática como nunca antes en la historia. Inclusive, combinados a través de la enseñanza y el entrenamiento del ajedrez en sus diversos niveles; en la formación, capacitación y actualización de docentes, instructores y entrenadores de ajedrez.

Este hecho ha sido verificado por diversas instituciones ligadas al acontecer educativo, lo que abre la posibilidad del desarrollo de nuevas propuestas de ajedrez para las escuelas, aun en una abrumadora situación como la que actualmente estamos viviendo.

En tanto ajedrecistas, estos hechos nos obligan a reflexionar y ponernos en acción, respecto a cómo podemos colaborar con nuestros chicos de la generación de los pandemials, en lo tocante a su desarrollo, ético, intelectual u emocional. En una palabra, aportar soluciones que contribuyan con su aprendizaje y formación de la personalidad.

En este sentido, el ajedrez tiene mucho que decir y aportar debido a que se adapta satisfactoriamente –a través de la digiculturalidad- a los nuevos escenarios inducidos por la propia pandemia.

Por lo tanto, como formadores docentes es nuestra responsabilidad apoyar el trabajo que docentes, instructores y padres vienen desarrollando con niños ubicados en este grupo de ciudadanos, a quienes les ha tocado nacer y crecer en tiempos de pandemia. Para ello es importante pensar de forma crítica, creativa y global; siempre en procura del bienestar colectivo. Tampoco olvidemos que pandemials será la generación que acceda a los mercados de trabajo en los próximos 15 /20 años.

Enlaces


Uvencio Blanco Hernández, Venezuela. Comisión Mundial de Ajedrez para las Escuelas FIDE Entrenador y organizador.
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors