Política antidopaje y el falso positivo de Ivanchuk

28/05/2021 – En distintos artículos hemos hecho énfasis en que el dopaje vulnera uno de los principios primarios del deporte, como lo es el referido a la salud física, mental y social. Y lo hacemos porque las sustancias y métodos prohibidos en el deporte, tienen un problema fundamental: influyen negativamente en la salud de los atletas, en su entorno y en la de la sociedad. Artículo por Dr. Uvencio Blanco. | En la foto: Vassily Ivanchuk | Foto: Nadja Wittmann (ChessBase)

ChessBase 16 - Mega package Edition 2021 ChessBase 16 - Mega package Edition 2021

Ideas nuevas, análisis precisos, y entrenamiento a medida. ChessBase es la base de datos de ajedrez particular de referencia en todo el mundo. Aprenda, disfrute y mejore su juego. Cualquier ajedrecista con ambiciones, desde el Campeón del Mundo hasta los jugadores de club o los amigos ajedrecistas aficionados, trabajan con esta herramienta.

Más...

El dopaje, una amenaza real

  • Debemos preservar la salud de los deportistas y estos al igual que su entorno, evitar el uso de sustancias y métodos prohibidos en sus deportes.
  • Aunque ciertamente se mostraba muy contrariado, fueron los medios quienes informaron que Ivanchuk "salió furioso del área de juego, pateó un pilar en el vestíbulo, golpeó una encimera en la cafetería con los puños y luego desapareció en el guardarropa".
  • El presidente Ilyumzhinov, argumentó que las reglas antidopaje eran necesarias para proteger al ajedrez contra las trampas. El ajedrez como deporte en sí mismo merece la competencia limpia de los jugadores, libre de falsificaciones, trampas y dopajes.

En este sentido, aquel deportista que se dopa, viola la normativa vigente establecida en el Código Mundial Antidopaje (CMA), arremete contra sí mismo -al posibilitar la ocurrencia de daños a su propia salud- además de posibilitar la agresión a competidores a través de lesiones físicas. Este concepto es tan válido para deportistas de disciplinas de fuerza, potencia. resistencia y velocidad, como para aquellos inscritos en los llamados deportes de la mente; por ejemplo, el ajedrez, el go, el bridge y el dominó.

Deportistas con problemas cardiovasculares, respiratorios, epilépticos, hepáticos u otros severos, causados por la adicción a un fármaco particular o simplemente con desórdenes siquiátricos, se transforman en una carga social con fuerte implicación legal, moral y económica; muy nociva para la propia sociedad.

Ante hechos de esta naturaleza, debemos preservar la salud de los deportistas y estos al igual que su entorno, evitar el uso de sustancias y métodos prohibidos en sus deportes.

Insistimos en que, en relación con el uso de sustancias o productos farmacéuticos prohibidos, el dopaje es considerado un fraude a la salud; debido a que su acción está ligada a la promoción, anuncio, distribución, o venta de productos (agentes de diagnóstico, medicamentos, dispositivos médicos, suplementos dietéticos, etc.), cuya finalidad es su uso en humanos o animales y que se presentan como efectivos para diagnosticar, prevenir, curar, tratar o aliviar las enfermedades (u otras condiciones), o surtir un efecto benéfico para la salud, a pesar de que no se ha demostrado científicamente que dichos artículos son efectivos y seguros para tales propósitos.

Estas acciones fraudulentas pueden ser intencionales, o pueden llevarse a cabo sin el conocimiento o entendimiento adecuado sobre la naturaleza y alcance de dichos artículos. Esta definición establece claramente que el fabricante del producto es quien tiene la responsabilidad de abonar pruebas de la eficacia y seguridad del mismo, cosa que generalmente, no compete a la autoridad sanitaria.

El caso Ivanchuk en la Olimpiada de Dresden

Estimo pertinente recordar, que en la última ronda de la Olimpiada de Dresden – Alemania 2008, se suscitó un caso que atrajo la atención pública. Allí, siendo parte del personal arbitral de la misma, tuve la oportunidad de presenciar los minutos finales del match USA – Ucrania.

Evidentemente, la atmósfera –propia de la ronda de definiciones- era tensa; en particular en el primer tablero donde se enfrentaban los grandes maestros Gata Kamsky (USA) y Vassily Ivanchuk (UKR). Dicha partida fue muy dinámica; incluso, el conductor de las negras llegó a tener posibilidades de triunfo, pero una imprecisión de último momento le obligó a abandonar la partida.

De tal manera que el resultado final fue de 3,5 a favor de los estadounidenses; debido a los triunfos de Kasmky, Onischuk y Shulman, ante Ivanchuk, Eljamov y Eimenko, respectivamente; siendo tablas las acordadas entre Nakamura y Karjakin.

Este resultado le dio al equipo de USA la medalla de bronce detrás de Armenia e Israel; quedando Ucrania relegada al 4to lugar de la clasificación general.

Aunque a lo largo del evento al maestro Ivanchuk no le había ido del todo bien (+3 =6 -2), la forma en que perdió la última partida, lo molestó sobremanera.

Para agravar su situación emocional, un funcionario del control antidopaje se le acercó a la mesa solicitando que el jugador Vassily Ivanchuk se sometiera al examen correspondiente; esto es, la entrega de una muestra de orina para la prueba de dopaje.

Aunque ciertamente se mostraba muy contrariado, fueron los medios quienes informaron que Ivanchuk "salió furioso del área de juego, pateó un pilar en el vestíbulo, golpeó una encimera en la cafetería con los puños y luego desapareció en el guardarropa". Fue entonces, cuando funcionarios de la Unidad Antidopaje, consideraron la negativa de Ivanchuk a someterse al referido control, como una infracción al Código; lo que implicaba una confirmación de dopaje.

Las protestas no se hicieron esperar

Según miembros del equipo ucraniano, el procedimiento de notificación de parte de dichos funcionarios, no había sido el adecuado; justo en el momento en el cual un jugador de este nivel, estaba pasando por tan mal momento.

En un artículo publicado en ChessBase (El caso Ivanchuk: ¿el dopaje como jugada intermedia?), afirmamos que ”La noticia relativa a la presunta incomparecencia del maestro Vassily Ivanchuk (UKR), ante el control antidopaje de la Comisión Médica FIDE, es muy preocupante y sus consecuencias podrían poner en jaque a la propia FIDE”.

Sobre este tema Mihailov y Savulescu (2018), señalan que:

La decisión provocó indignación entre los profesionales del ajedrez. Muchos jugadores de élite creen que las acusaciones de dopaje son un insulto a su profesión y argumentan que las sustancias que mejoran el rendimiento no aportan beneficios al deporte. En una carta abierta de apoyo a Ivanchuk, el gran maestro Alexei Shirov acusó a la Federación Mundial de Ajedrez (Federation Internationale des Echecs, conocida como FIDE por sus siglas en francés) de imponer injustificadamente reglas antidopaje solo para cumplir con los requisitos del Comité Olímpico Internacional para el etiquetado. el ajedrez como deporte olímpico.

En respuesta a esto, el presidente de la FIDE, Kirsan Ilyumzhinov, uno de los promotores de la política antidopaje en el ajedrez, argumentó que las reglas antidopaje eran necesarias para proteger al ajedrez contra las trampas:

El ajedrez como deporte en sí mismo merece la competencia limpia de los jugadores, libre de falsificaciones, trampas y dopajes. Desde el principio, fuimos muy conscientes de que en el ajedrez no tendríamos que hacer frente a los esteroides u otras hormonas utilizadas en los deportes físicos, pero al mismo tiempo la investigación científica identificó varias sustancias que podrían afectar el rendimiento mental de un ajedrez. jugador.

Además, estos investigadores estimaron que:

La indignación de los ajedrecistas de élite puede estar motivada por la integridad profesional, pero existe una tensión entre el escepticismo de los jugadores profesionales y la creencia de la FIDE de que la mejora cognitiva farmacológica podría ofrecer ventajas. El escepticismo sobre la mejora puede estar impulsado por supuestos que equiparan el dopaje con la mejora física, del estado de ánimo y de la motivación. 5 Pero esto pasa por alto el desafío pertinente de los desarrollos farmacológicos que han demostrado tener efectos beneficiosos directamente sobre las funciones cognitivas básicas.

Finalmente, el caso Ivanchuk fue desestimado debido a que se pudo verificar fallas en el procedimiento seguido por los funcionarios al momento de solicitar la muestra al referido jugador. Además, el historial médico-deportivo demuestran que el maestro Ivanchuk –uno de los más grandes ajedrecistas de la historia- es uno de los deportistas más sanos y probos del circuito del ajedrez profesional; incapaz de violar algún artículo del Reglamento Antidopaje FIDE. Por supuesto, al no haber infracción, tampoco hubo sanción; por lo que el expediente fue cerrado.

Pero, ¿qué buscaban los funcionarios del Control Antidopaje en jugadores de una Olimpiada de Ajedrez? Recordemos que FIDE es signataria del Código Mundial Antidopaje de Copenhague 2003. En el referido Código, se establece una serie de artículos relativos al uso de sustancias y métodos prohibidos por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), para intentar alcanzar mejoras en el rendimiento deportivo. De tal manera que más allá de la rutina propia de este tipo de experiencias desarrolladas por FIDE desde el año 2000, alguna sustancia que, para la época, pudiera actuar como un mejorados cognitivo o, simplemente, sustancias que no contribuyeran a la optimización del rendimiento pero que fueran nocivas para la salud humana.

Mihailov y Savulescu (2018), establecen una relación directa entre los avances en la industria farmacéutica y la aparición de nuevos compuestos que pueden estimular el desempeño en deportes mentales.

Debido a la expansión de las posibles mejoras tecnológicas y farmacéuticas, el uso de sustancias que optimizan el rendimiento en los deportes es objeto de un intenso debate. Sin embargo, gran parte del debate se ha centrado en los deportes físicos, mientras que las discusiones sobre la mejora cognitiva se han centrado en el riesgo, el beneficio y el interés público, en particular en relación con la educación y el empleo. Ahora, existe una tendencia creciente a considerar el desarrollo de sustancias potenciadoras como un medio de dopaje mental en los deportes cognitivos. La Asociación Internacional de Deportes Mentales, que regula el bridge, drafts, go, xiangqi, también se adhiere a la política de la Agencia Mundial Antidopaje sobre sustancias prohibidas.

Adicionalmente argumentan estar:

En contra de utilizar las pruebas actuales relacionadas con la mejora para justificar la prohibición de los potenciadores cognitivos utilizando el ejemplo del ajedrez. Consideran que es un error suponer que la mejora del funcionamiento cognitivo en las pruebas psicométricas es transferible al rendimiento en el ajedrez porque la experiencia cognitiva es muy compleja y en gran parte no es simplemente una función de la suma de subprocesos específicos”. 

ChessBase, 23.12.2020

Y también se preguntan: ¿Debería el desarrollo de medicamentos inteligentes para la población en general, fuera de contextos terapéuticos. suscitar preocupaciones sobre el dopaje en deportes y juegos cognitivamente exigentes? De manera más general, ¿debería prohibirse la mejora cognitiva en profesiones o educación complejas?

Son preguntas pertinentes que deben ser respondidas…

Fuentes y enlaces

 

Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors